abril 26

 

Primer encuentro de ex-alumnos de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa Gro. Generación 1956-1963.

La Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Gro.  ha generado una pléyade de maestros que han llevado su mensaje de enseñanza a diversos lugares de la República Mexicana; ha formado y brindado la oportunidad a quienes han decidido servir dentro y fuera de los espacios áulicos destinados a la docencia; es fuente de saber en donde han abrevado algunas mentes jóvenes que a la postre han destacado en la labor educativa y/o como luchadores sociales. Es la Normal de Ayotzinapa la instancia educativa que por más de 80 años ha formado y sigue produciendo docentes inmersos en el proceso enseñanza-aprendizaje   destinado  a los niños que habitan las zonas marginadas del suelo nacional.

 

Busto que muestra la imagen del maestro Raúl Isisdro Burgos, hombre probo, inteligente, culto, sensible a los movimientos sociales emanados de La Revolución Mexicana quien a partir del año de 1930 le imprimió mística y apostolado magisteriales haciéndola florecer en el nuevo asiento dado a ella en la ex hacienda de Ayotzinapa situada  en el suroeste del valle que cobija a la ciudad de Tixtla de Guerrero, México…

A muchos años de distancia, se valora la labor de los maestros, trabajadores del campo, el personal encargadas de las áreas que daban sustento a la comunidad,  y de quienes fueron directores que , por mucho tiempo, garantizaron la formación profesional y el rumbo destinados a los egresados de las escuelas normales rurales.

Antiguas edificaciones. Y Al fondo,  franja de tierra que los alumnos cultivaban…

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Cuando han transcurrido los años y en la vida de docente se conjuntan ayeres vinculados a la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, impulsados por un sentir generacional, se experimentan  interrogantes que cimbran la mente de sus egresados: ¿Qué de sí guarda ese santuario dedicado al saber y al aprendizaje?, ¿qué es en esencia su egregia imagen de formadora de maestros rurales?… Algunas respuestas encuentran sustento en fragmentos de la canción “AYOTZINAPA” de Aníbal R. Castro:

… Ayotzinapa, eres luz de un sol radiante

y esperanza de un hogar…

… Tienes un jardín de juventud

que cultivas con fervor…

Ayotzinapa, eres luz…

Ésto hacen alusión a lo que que de grande y generosa a sido la presencia de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos, sin soslayar la obra educativa del Ing. Rodolfo A. Bonilla, fundador de la escuela rural “Conrado Abundez,” denominación que tuvo en Tixtla Gro., la actual Normal de Ayotzinapa.

 

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

REMEMORACIONES:

Reuniones de planificación y convivencia con miras a la conmemoración del cincuenta aniversario de la Generación 1957-1963 de la Escuela Normal Rural “Raúl Isisdro Burgos” de Ayotzinapa.

 

Inicial reunión, en Acapulco de Juárez, Gro. (enero 2012)

Vicente Serna Delagado, Margarito López Ramírez, Abimael Pérez López

En Acapulco de Juárez, Gro. (febrero 2012)

 

 

 

 

 

 

 

 

En Acapulco de Juárez, Gro. (mayo 2012)

En La Costa Grande de Guerrero. (noviembre 2012)

En Acapulco de Juárez, Gro. (enero 2013)

 

En Taxco de Alarcón, Gro. (abril 2013)

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Y luego de participar y esperar, llegó junio de 2013. La cita fue en el seno de nuestra Alma Máter: Escuela Normal Rural “Raúl Isisdro Burgos” de Ayotzinapa.

Sin ostentación alguna, sin ampararse en la ampulosa mención de títulos obtenidos en el ejercicio profesional, sin considerar alcances administrativos en el desempeño educacional,  ni nivel económico preponderante en la vida privada, “de igual a igual” nos reunimos una vez más integrantes de la generación 1959-1963 de la Normal “Raúl Isidro Burgo” de Ayotzinapa, Gro. La mayoría de los asistentes, procedente de las distintas regiones de la entidad guerrerense, arribamos expresando alegría y beneplácito con emocionado acento a nuestros condiscípulos en el ayer lejano. Los más de los asistentes llegamos acompañados de nuestra esposa quien, en su momentos, manifestó regocijo al escuchar que su esposo agradecía su presencia y  hacía sincero reconocimiento de su compañía “en las buenas y en las malas…” que contribuyó  al alcance que había logrado después de 49 años de haber egresado de  nuestra alma máter.

En un ambiente de camaradería evocamos  a nuestros  maestros a quienes respetamos y de quienes tomamos  conocimientos y ejemplo para cumplir nuestra encomienda educacional en las escuelas rurales asentada en pequeña comunidades; atrajimos aquellos momentos en los que cultivamos la tierra de nuestra escuela normal sembrando maíz, hortalizas, sandía, melones y otros frutales bajo el mando de peritos agropecuarios y maestros de campo; nos vimos arando tras conducir el tronco remolcado por un par de bestias mulares; recordamos  tiempos de pastores de cerdos, criadores de conejos, gallinas y cuidadores de vacas propiedad de la comunidad estudiantil; citamos vivencias vinculadas a momentos en los que, custodiados por el Maestro Vicente Osorio Regino, aprendieron a cultivar abejas en el apiario constituido por más de 150 colmenas asentadas en un huerto de limones agrios que siempre lucía limpio dejando entrever el zacate recortado. Alguien mencionó la convivencia que había entre la comunidad de la ciudad de Tixtla y el alumnado de Ayotzinapa, y de ésta derivó la evocación de noviazgos con damitas tixtlecas o procedentes de otras escuelas normales, se hicieron comentarios relacionados con los bailes de postín en el Salón Esperanza o los “huateques” en los hogares animados por “La orquesta de Don Chivete” , “Los Dircio”, o en su defecto por quienes llevaban música usando sus “aparatos de sonido” (don Fernando, don Cacaztli,…), se hizo alusión a programas sociales, culturales que se presentaban de parte de la Normal o de manera mancomunada con alumnas de “La Normal Beatriz Hernández García”, se comentaron aquellas bromas que se jugaban entre los compañeros estudiantes, ¡provocando éstas, algarabía!

Hasta nosotros llegó la pasión magisterial del maestro Raúl Isidro Burgos, por eso aún con muchos años sobre nuestras espaldas, se guarda la imagen del maestro por antonomasia, el forjador de generaciones de profesores rurales, el incansable hombre culto, constructor de esta escuela que es fuente de docentes; también está presente el momento en que por la puerta principal vimos acercarse al varón cual profeta que caminaba lento pero seguro, al hombre maduro quien con voz afable pero franca y sonora respondía los saludos y manifestaciones de afecto proveniente de la comunidad que conformaba la escuela Normal Rural de Ayotzinapa: directivos, maestros, hombres y mujeres responsables de las labores en campos de cultivo, la cocina, de lavandería, el consultorio médico, las oficinas y alumnos lo aclamábamos. Era el maestro Raúl Isidro Burgos Alanís cubierto por indumentaria blanca, hombre de ojos azules, piel cabellera y barba blancas; era el hombre que hasta su muerte amó esta escuela normal que lleva su nombre

¡”Días aquellos!”, dijo alguien en los que en la Escuela Normal “Raúl Isidro Burgos” se estudiaba, se educaba, se aprendía a vivir en armonía con los directivos, maestros, trabajadores de la escuela y la sociedad; “tiempos aquellos” en los que se formaba a maestros rurales para cumplir su cometido educacional. El comentario se aposentó en los presentes, e indujo a  la reflexión…, a la añoranza,…

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

 

Programa a desarrollar

 ASISTEN:

  1. Abimael Pérez López
  2. Baltazar de la Sancha Villa
  3. Benjamín Alcaide Moreno
  4. Carlos Morales Meza
  5. Carlos Navarro Nava
  6. Celedonio Galíndez Villa                                     
  7. Delfino Pérez Figueroa
  8. Domingo Alcaraz Flores
  9. Eduardo Marbán Robles
  10. Efraín Ortega Carbajal
  11. Eleuterio Salado Gutiérrez
  12. Emilio García Potzin
  13. Enrique Raúl Arriaga
  14. Féliz Echeverría Barrera
  15. Francisco Alcaraz Flores
  16. Joel Ortiz Hernández
  17. Jorge Elizalde Ayala
  18. José María Mújica Guerrero      
  19. Luis Astudillo García
  20. Margarito López Ramírez
  21. Miguel Ángel Cuevas
  22. Neftalí Valadez Hernández
  23. Pablo Hernández Morales
  24. Pablo López Espíritu
  25. Ramiro Rivera          
  26. Vicente Serna Delgado
  27. 27Víctor Ruiz Rodríguez

 

Presentación de la Revista: “AYOTZINAPA, eres luz…”

 

Editorial

Mas que un lucimiento personal, la edición de la revista “AYOTZINAPA, ERES LUZ”… tiene la finalidad de asentar en tinta y papel testimonios de nuestro acendrado amor hacia nuestra Alma Máter, el respeto y admiración que profesamos al maestro Raúl Isidro Burgos Alanís apóstol de la educación rural y fundador de esta noble institución educativa que en sus inicios se llamó “Conrado Abundes” en la ciudad de Tixtla de Guerrero, el profundo agradecimiento que profesamos a nuestros directores, maestros y trabajadores que contribuyeron al funcionamiento y grandeza de esa escuela rural, y saludar  a la comunidad estudiantil que actualmente cursa estudios para ingresar al ejercicio docente. Asimismo, manifestar el reconocimiento merecido a quienes, como nosotros, tuvieron la fortuna de educarse en Ayotzinapa, y dejar constancia del ser y hacer de un puñado de  muchachos imberbes que ingresamos como alumnos del primer grado de educación secundaria  en el año de 1957.

Si bien es cierto que a partir del 22 de junio del 1963 nos dispersamos para cumplir nuestra encomienda educacional en apartadas comunidades del suelo nacional y en la mayoría de los casos no regresamos a la Escuela Normal que nos formó, lo es también que nunca es tarde para conjuntar nuestros sentimientos hacia ella y a quienes nos cobijaron y dieron rumbo a nuestras vidas. Hoy  22 de junio de 2013 al cumplir cincuenta años de haber egresado como profesores rurales, regresamos reverentes, nos reunimos en el seno de ella sin ostentación alguna, sin ampararnos en la ampulosa mención de títulos obtenidos en el ejercicio profesional, sin considerar alcances administrativos en el desempeño educacional  ni nivel económico preponderante en la vida privada, retornamos y convivimos de igual a igual como cuando fuimos condiscípulos. No acudimos todos los integrantes de la generación porque algunos cumplieron su ciclo de vida, pero a nombre de ellos y nuestro propio, manifestamos, ante el busto que representa la egregia figura del Maestro Burgos Alanís, haber cumplido con  el compromiso contraído bajo juramento: “trabajar y velar por los intereses de la niñez y la juventud”. Con la salvedad de que la valoración de nuestro desempeño en la docencia se somete al juicio que emita la sociedad, testigo fiel de ello.

He aquí que hoy como ayer y siempre, proclamamos el sentimiento genuino que nos anima: ¡Viva la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa!

 

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Aconteceres …

Ofrenda en el busto que denota la figura del Maestro Raúl Isisdro Burgos.

 

 

 

 

 

 

 

Colocación de la Placa conmemorativaen el vestíbulo del edificio principal

Los integrantes de la Generación 1957-1963 de la Nomal Rural de Ayotzinapa, amén de rememorar la obra del profesor Raúl Isidro Burgos, hombre probo, inteligente, culto, sensible a los movimientos sociales emanados de La Revolución Mexicana.  Maestro excelso  quien a partir del año de 1930 imprimió su mística y apostolado docente a la Escuela Normal que lleva su nombre, haciéndola florecer en el ámbito de la ex hacienda de Ayotzinapa situada  en el suroeste del valle que cobija a la ciudad de Tixtla de Guerrero.

Atrajeron reminiscencias del respeto y cariño que profesaron a sus directores y maestros ( entre otros: Celedonio Serrano Martínez, Wallert Huesca, Manuel Palí Uc, Aquiles Nava Hernández, Ramón Rivera, Ana Barajas, María Ramírez, José González Alarcón, Melchor López Parra, Mario Gutiérrez Arteaga, Agustín Viveros Hernández, Vicente Osorio Regino, Ramiro Basilio Encarnación,.. ), e hicieron hincapié en la obediencia y apego  que profesaron a los trabajadores que operaban en el campo, talleres, panadería, lavandería, la cocina,…

En la recapitularon de su actividad, dedicaron un minuto de aplausos a sus ex – compañeros, quienes que “han pasado a mejor vida”: Adelfo García García, Adrián Mora Solache, Agustín Xoyatzin Ramírez, Anatolio Potzin Ramírez, Antonio Urieta Sánchez, Artemio Rojas Velázquez, Carlos Flores Lozano, Crisanto Román Quezada, Efrén Díaz Palacios, Exiquio Ramírez Rodríguez, Lucio Cabañas Barrientos, Máximo Arzate López, Moisés Barrera Sánchez, Silvano Radilla Hernández y Carlos Nava Navarro…

 

Guardia y ofrenda ante la estatua del Gral. Vicente Ramón Guerrero Saldaña en Tixtla de Guerrero. Consumador de la Independencia de México.

Se contó con la presencia de ex compañeros de otras Generaciones; el Ing. Gustavo Alfredo Alcaraz, Presidente Municipal de Tixtla de Guerrero,  y el laudeado poeta guerrerense, don Manuel S. Leyva Martínez.