“A través de la narrativa de tintes costumbristas, el  autor entreteje descripciones que dejan a flote el puente de afectos que une a dos personajes a quienes da vida y recrea con expresiones propias; dos vidas, dos destinos, doña Pola y Mostrenco en el entorno del pueblo: “La loma de los vivos”.”